martes, noviembre 08, 2005

Afilando Cuchillos

Sobre la mesa de trabajo tenía la tabla amarilla (solo para usar con aves) asegurada con paños húmedos para evitar que se deslice peligrosamente mientras trabajábamos. A mi costado, 12 patos enteros listos para ser “fabricados”. Era mi penúltima clase en el CIA, el servicio de la cena del restaurante American Bounty. El chef insistió en hacerme una demostración del trabajo que había que hacerles a los patos.

Primero pasó por mi estación mientras limpiaba después del servicio

-Los patos están en el refrigerador. Asegúrate de traer tu cuchillo para carnicero.
-Si Chef.
-Un Herrero no iría a trabajar sin su martillo, ¿verdad?
-Si Chef.

Claro, como saberlo, nunca trabajé con un herrero, pero en la academia te preparan para pensar. Preparation is Everything, dicen.

Armé una estación para trabajar con los patos y le avisé al Chef.

-Voy en 5 –me dijo. Volví a los patos, y revisé mis implementos. Solo entonces se me ocurrió verificar cuan afilado tenía mi cuchillo. ¡Horror! No estaba al nivel de los estándares del chef. No me quedó otra que aceptar el sermón y afilarlo esa misma noche al volver a mi habitación.

Espero que esa haya sido la última vez que llegue a trabajar con mis cuchillos mal afilados. Lo recuerdo hoy porque ya hace un tiempo quería afilar uno de mis cuchillos pero siempre me vencía la vagancia. Total, me decía a manera de excusa, tengo otros que están bien afilados.

Pero la vergüenza ajena me convenció de hacerlo cuando vi a un chef de aquellos popularizados en la televisión que tenía dificultades cortando lonjas de manzana porque su cuchillo estaba moto.

Sobre trabajar con cuchillos bien afilados debo decir que simplifica las labores y es menos peligroso. Pero también es agradable la sensación de pasar el filo repetidamente sobre una piedra y verificar los resultados.

Aún en casa, preocúpense de mantener sus cuchillos afilados. No es difícil hacerlo con una piedra e incluso uno puede llevarlos aun profesional con máquinas diversas diseñadas específicamente para ese proceso. No más excusas. Hoy afilo los míos.

3 Comments:

At 7:58 a. m., Blogger Guillermo Venegas said...

Que comentario mas oportuno!!...Hace 6 meses me compre un set de cuchillos muy buenos. Como dices, disfruté mucho los cprimeros cortes con su filo de fabricación. Lo reconozco!...aun no los afilo, y el fin de semana, fue duro filetar una pechuga de pollo!!!!....

 
At 1:14 p. m., Blogger Guillermo Venegas said...

Hola Carlos,

Espero que este bien. Te posteo solo para contarte que tenemos un nuevo blog, al cual desde ya quedas invitado.

http://www.labuenavida.cl

Agradeceremos tu visita y comentarios.

Saludos

Guillermo

 
At 11:51 a. m., Blogger Carlos García S. said...

Guillermo, gracias por la invitación. Ya pasé y dejé un comentario. Al resto de ustedes, también dénse una vuelta. Vale la pena la visita.
En cuanto a los cuchillos, una vez el sous chef de un restaurante en el que trabajé me dijo que había que afilar los cuchillos un par de veces a la semana. Sobre todo aquellos de uso diario (el medio golpe y la puntilla). Claro, que dudo que en casa le des a tus cuchillos tanto uso como nosotros. Yo uso las cebollas para darme cuenta si a mi cuchillo le falta filo. Si el corte me queda desprolijo en el área de la cebolla que está apoyada sobre mi tabla, entonces sé que tengo que afilarlo.

 

Publicar un comentario

<< Home